Caso Cochinilla: Una plaga da nombre al último escándalo de corrupción en Costa Rica

Cochinilla Algodonosa, insecto plaga en las plantas. Nombre dado al Caso Cochinilla

El lunes, Costa Rica amaneció con la noticia de un megaoperativo que incluyó 57 allanamientos, desde residencias particulares hasta la propia Casa Presidencial. La histórica operación fue bautizada por las autoridades judiciales como “Caso Cochinilla”.

Pero, ¿por qué los agentes a cargo de la investigación optaron por el nombre de este famoso parásito de origen mesoamericano?

Según confirmó la oficina de prensa del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), ante la consulta de El Observador, es una alusión al insecto conocido como la Cochinilla del Carmín (Dactylopius coccus).

Esta especie invasiva es conocida por infestar las hojas y tallos de diferentes plantas, especialmente, de los cactus. Tienden a ubicarse en las zonas poco visibles y succionan los nutrientes de la misma. Según la literatura científica, pueden incubar hasta seis generaciones diferentes en un mismo año calendario.

En muchas ocasiones, para cuando este parásito es detectado, la planta ya está en proceso de descomposición.

Esas son algunas de las características que las autoridades tomaron en consideración al bautizar el operativo con este nombre. Sin embargo, al ser un hecho que marca un antes y un después, cabe destacar su contexto histórico.

Tinte carmín

Si bien la plaga puede tener consecuencias trágicas en plantaciones comerciales, la misma se convirtió en un producto de gran importancia en el siglo XVI. Esto, debido a que de las hembras adultas se puede extraer un tinte de color rojo carmesí.

Incluso, el mismo fue transportado por barcos españoles durante el periodo de la Conquista de vuelta a España con el objetivo de ser usado para textiles, así como para pinturas. Al menos así lo señaló el Palacio de Bellas Artes, de Ciudad de México, con su exhibición “ Rojo mexicano. La grana cochinilla en el arte”, en el 2018, según el New York Times.

Debido a esto, y a pesar de su potencial peligro, el precio de este producto creció de forma exorbitante lo cual resultó en ganancias millonarias para sus respectivos mercaderes.

El mismo fue usado para teñir las cortinas del palacio de Versalles en la época del monarca Luis XIV, conocido también como el Rey Sol. Poco antes, el maestro renacentista Tintoretto debutó el famoso color en su obra La deposición de Cristo (1550). No obstante, casi 300 años después, el pintor holandés, Vincent Van Gogh, aún era maravillado por la tonalidad.

Dicho tinte es, actualmente, utilizado en la industria alimentaria como colorante, así como en la industria de la belleza para la elaboración de lápices labiales, en su mayoría. Cabe destacar que algunos textos que exploran la teoría del color, asocian el carmín con el deseo y la exuberancia.

Esas últimas dos palabras podrían sintetizar las declaraciones del director del OIJ, Wálter Espinoza, sobre las coimas exigidas por los funcionarios públicos arrestados e investigados en el transcurso de la operación.

HHombre policía OIJ de espaldas
Allanamiento en el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) el lunes 14 de mayo. (AFP)

El caso

La investigación gira sobre una supuesta red criminal vinculada a las obras públicas.

“Los funcionarios públicos esencialmente lo que recibían eran favores y sobornos constantes que se mantuvieron en el tiempo, que respondían ya a una articulación planificada desde el punto de vista delictiva por parte de ellos.

“Y esto les permitía obtener dinero, viajes, vehículos, terrenos, favores sexuales y todo aquello que ustedes puedan imaginarse. (Esto) para efecto de que una empresa pueda verse beneficiada”, explicó el jerarca.

Es así como el Caso Cochinilla también tiene un componente diferente ya que las autoridades lograron la declaratoria de crimen organizado.

“Nos permitió acceder a herramientas de trabajo que usualmente no se utilizan cuando se abordan delitos de corrupción”, explicó el director del OIJ, Wálter Espinoza. Esta maniobra les permitió intervenir las conversaciones telefónicas a los sospechosos y con lo cual se pudo avanzar con el caso.

Dichas pesquisas apuntan a una supuesta malversación de ¢78.000 millones, en un periodo que abarca desde 2018 hasta el primer trimestre de 2020.

A raíz de las mismas se han detenido, momentáneamente, a 30 personas. No obstante, el Ministerio Público confirmó que otras 17 también están siendo investigadas. Entre ellos se encuentra el ahora exasesor presidencial, Camilo Saldarriaga, así como otros funcionarios públicos y representantes de empresas constructoras, entre otros.

Compartir esta noticia en sus redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *